CAZA
LA CAZA DE LA PERDIZ
EL RECLAMO 1ª Parte


Desde muy antiguo, la perdiz con reclamo, tanto machos como hembras; se ha cazado en la ribera mediterránea y, tal vez en Asia meridional. Existe constancia de mosaicos romanos con perdices enjauladas. A pesar de no existir armas de fuego, quizá se capturasen con redes de libro, alzapiés y lazos. Estos últimos aún se emplean actualmente, en las Baleares, autorizados por la ley, en Turquía y, quizá en Grecia.
Mosaico perdiz

Pese a que hoy, hay cazadores que emplean el arco en esta caza, no creo que antaño se emplease.
Con la aparición de las armas de fuego, la dificultad de cazar se simplificó enormemente.
Desde siempre hemos sido denostados y menospreciados, cuando no considerados verdaderos delincuentes. Aún hoy que esta caza es completamente legal, desde hace más de cuarenta años, se nos discrimina y menosprecia. Incluso, la misma ley nos obliga a  situar nuestros aguardo a no menos de doscientos cincuenta metros de los linderos más próximos para poder cazar, cuando paradójica mente  si se caza en mano, o en ojeo, podemos ir por la misma linde.

Mosaico perdiz1
Estoy cansado de oír que la caza con reclamo esquilma a la especie, cuando es fácilmente demostrable que en los cotos en los que solo se caza la perdiz con reclamo, es imposible exterminar a nuestra patirroja, algo impensable si de ojeo o palo mata hablamos. Lo que no se debe de hacer nunca en un coto, del tipo que sea, es cazar en mano, dar ojeos y, para finalizar la temporada, cazar con reclamo. Soy un defensor a ultranza, al igual que mis ancestros, de la caza con reclamo, y soy incapaz de asistir a un ojeo o de cazar a palo mata las perdices, a pesar de se un enamorado de los pointers.
El mayor inconveniente que le veo actualmente a la caza, es la caza artificial, facilona, busca records, con animalitos agilipollados,  que por mucho que nos quieran hacer creer los orgánicos, son solo eso, caza de plástico, que no por mucho que la hayamos liberado varios meses antes, de golpe, le hayan cambiado sus genes.

Enviado por Felipe Albadalejo

No hay comentarios: