PESCA
EN BUSCA DE LA DORADA


Mayo del 2012.Un día más nos desplazamos hasta Peñiscola en busca de nuestro
pez más codiciado “LA DORADA”. Para esta ocasión nos desplazamos cuatro amigos, entre ellos Javier que nunca ha venido con nosotros a pescar la dorada y que está ansioso por estrenarse.

pescando en la estanca
Peña la Sardineta

Para esta jornada utilizaremos la técnica del surf casting o pesca al lanzado desde playa, y los cebos que hemos pensado poner son los tradicionales, el americano, tita y lombriz de playa.
También llevamos un experimento que hemos leído en internet y es una sardina para ponerla donde se acaban las olas, ya que dicen que salen los cangrejos blancos ideales para la pesca de la dorada.

surfcasting en peñiscola
Pesca en Peñiscola
A las siete de la tarde ya teníamos las cañas montadas y las pudimos echar inmediatamente ya que no había nadie en la playa. La verdad es que el tiempo no acompañaba sobre todo por el aire, pero poco a poco iba amainando. Al primero que le picaron fue a mí que saque un pez diminuto del cual no sabíamos ni el nombre, pero esto fue un espejismo ya que en toda la noche ya no volví a sacar nada.
Transcurrían las horas y el tiempo iba cambiando hasta que sobre las nueve y media tuvimos la primera picada. Era una dorada de considerable tamaño y como no podía ser de otra manera la saco Javier (el novato), que no paro de sacar doradas durante toda la noche hasta un total de catorce.

pesca de doradas
Resultado final
Las doradas se sacaban muy cerca de la orilla y rápidamente todos cambiamos las cañas y las tiramos cerca, pero sólo hubo dos pescadores de los cuatro que estábamos que tocaban pescado (Javier y Casimiro).
El cebo estrella de la noche fue el americano, con el que además de doradas de buen tamaño se sacaron algunas mabras, siendo una de ellas de considerable tamaño llegando a pesar los 900 gramos.

Por cierto el invento de la sardina para coger cangrejos blancos funciona bastante bien y al final de la noche nos hicimos con 17 piezas entre doradas y mabras y un sargo de buen tamaño.



© Copyright Angel Centelles


No hay comentarios: